Al final Cristina Cifuentes ha dejado su cargo sin resolver una de las mayores asignaturas pendientes que existe a nivel regional: terminar con el mayor foco de venta de droga y marginación del país, que es en lo que se ha convertido Valdemingómez, y que afecta  a la seguridad en algunos barrios de Rivas.

Por ello, ayer me dirigí por carta (pincha aquí para leerla) a la nueva delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, para felicitarle por su nuevo nombramiento y, sobre todo, recordarle que la inacción política sobre este asunto de la anterior Delegada de Gobierno y de la Comunidad de Madrid ha supuesto un aumento de pequeños delitos en Rivas por personas que necesitan dinero para comprar su dosis diaria de droga en Valdemingómez.

Los y las ripenses necesitan respuestas ante la creciente preocupación vecinal generada por el aumento de inseguridad. No hay tiempo que perder. Quien sufre el goteo delictivo diario no es la población de Madrid, que está a 15 kilómetros de distancia, sino la de Rivas que tiene el mayor hipermercado de la droga del país a la puerta de su casa.

Como sabéis, el Gobierno de Rivas lleva años reclamando que la Delegación del Gobierno y la Comunidad de Madrid actúen con decisión, tomando las medidas policiales y sociales que sean necesarias para acabar con una situación muy grave.