Rivas es una ciudad creada por el compromiso de sus gentes. Y la Red de Recuperación de Alimentos de Rivas es el mejor ejemplo del trabajo colectivo y la solidaridad con la ciudadanía más afectada por la crisis económica. Este colectivo de personas voluntarias, trabaja en la ciudad desde hace tres años, y abordará este año nuevos programas que atenderán al colectivo escolar y a personas con escasos recursos.

El apoyo a las personas que sufren los efectos de la crisis es una prioridad para este Gobierno municipal. Hemos querido respaldar el trabajo de la RRAR, con un convenio de colaboración que contempla, entre otras cuestiones, la cesión de una nave municipal para el almacenamiento de los miles de kilos de comida que distribuyen entre cientos de familias.

Esta tarde hemos acompañado a los y las voluntarias de este colectivo en la inauguración de sus nuevas instalaciones como reconocimiento por su gran labor desinteresada que realizan a diario poniendo el foco en la cara más ardua de esta crisis. Mientras unos rescatan bancos, en Rivas hay gente, como quienes formáis parte de la RRAR, que están en la primera línea de choque contra la pobreza y la desigualdad. Gracias por vuestro trabajo comprometido. Sois el ejemplo de la capacidad que tiene la sociedad organizada. La resignación no es una alternativa. Las cosas se pueden cambiar.

Tagged with →