Hoy, en una Audiencia Pública, he rendido cuentas ante los vecinos y vecinas de Rivas con los papeles en la mano para explicar las falsedades que sustentan la querella política del PP.

El portavoz del PP denunció la existencia de una trama criminal y todos sus argumentos son hechos falsos: nunca formé parte de la asociación ni tampoco de la cooperativa que denuncian. Los documentos oficiales recabados en esta fase de diligencias previas, que ya están en el juzgado, lo demuestran. Como también está acreditado por un informe del juzgado de lo social que las dos funcionarias a las que el PP acusa de haber obtenido de manera irregular su plaza de trabajo, obtuvieron su plaza por un concurso-oposición, en cuyo tribunal formó parte el propio partido popular. El PP también me acusa de influir en los contratos denunciados, algunos de ellos de hace más de 15 años. Como ha quedado demostrado con documentos públicos, nunca he presidido ni formado parte de la mesa de contratación, en la que sí estaban los partidos de la oposición. Unos contratos, como sabéis, que fueron sometidos a una Comisión de Investigación impulsada por el propio Gobierno de Rivas (presidida por un concejal de la oposición, en la que el Gobierno estaba en minoría y cuyas sesiones se retransmitieron por internet), en la que se comprobó que en el procedimiento de contratación no hubo ninguna irregularidad, como así también lo reconoció el propio Partido Popular.

En política no vale todo, por desgracia en los últimos meses desde Génova han conseguido sembrar la sospecha de la duda y para ello no han dudado en recurrir a la mentira y la calumnia. Dentro de unos días tendré la oportunidad, por primera vez, de acudir al juzgado para declarar y poder defenderme. Por ello, quiero dejar clara una cosa: Rivas no se merece un alcalde sentado en el banquillo. Por lo que si esto sucediese, mi compromiso de dimisión como cargo público ya está firmado sin fecha y puesto a disposición de mi organización.

unnamed-1