Sé que hablo en nombre de todas y todos los ripenses cuando agradezco sinceramente a Jesús Rafael González Espartero, portavoz municipal del Grupo Popular y candidato del PP a la Alcaldía de Rivas, la reunión realizada y fotografiada en el ministerio de Fomento la semana pasada para desbloquear el enlace de Rivas con la M-50. Es muy loable el compromiso institucional que demuestra el señor Espartero.

Y además, celebro el cambio de postura de su partido con respecto a este tema, que estoy seguro que no se debe en absoluto a la cercanía de las elecciones municipales, sino a la sincera preocupación del señor Espartero por las condiciones del Barrio de la Luna y por la mejora de las comunicaciones de la ciudad. Digo cambio de postura porque a lo largo de los últimos años, el Partido Popular de Rivas no ha hecho otra cosa en este tema que ser el portavoz y justificador de la constante negativa del ministerio no ya a la ejecución del enlace, sino siquiera a recibir a este alcalde y a los anteriores para que pudieran trasladar al ministerio esta demanda de la ciudad.

Todas las semanas trato de contactar por teléfono con el ministerio de Fomento para pedir información sobre la marcha de este asunto y para solicitar una entrevista con los responsables ministeriales, en concreto con el secretario de Estado. Cada semana recibimos la callada por respuesta. Gracias al señor Espartero, sabemos que este asunto sigue dando vueltas por los despachos del ministerio.

Es terrible el estilo caciquil con el que el Partido Popular gobierna las instituciones, así como su costumbre de secuestrar electoralmente a ciudades enteras, especialmente a aquellas en las que no tiene apoyo electoral, negándoles infraestructuras esenciales si no cambian su voluntad política. Pero menos mal que Jesús Rafael va en serio con este asunto y ha ido a ver a un director general para poner las cosas en su sitio.

Ya que estamos, y si no es mucho pedir, le rogaría al señor Espartero que, en su nueva faceta de contribuir a la mejora de Rivas, aproveche que viene hoy a la ciudad la plana mayor del Partido Popular madrileño, para plantear algunas otras demandas de la ciudad, como por ejemplo, una solución integral e inmediata para la Cañada Real, que se ha convertido durante la gestión de Cristina Cifuentes al frente de la Delegación del Gobierno en el hipermercado de la droga más grande de Europa, y el principal foco de inseguridad para nuestra ciudad; o que la Comunidad de Madrid nos devuelva los 7,5 millones de euros que nos retiene procedentes de las ayudas del Gobierno Central a la urbanización del V Plan de Vivienda. También podría exigir que comiencen las obras del centro educativo público en el Barrio de la Luna para el que hemos cedido una parcela municipal, que acepten nuestras propuestas de mejora de las líneas de autobús interurbano y de ampliación de horarios del Metro, que nos implanten las especialidades médicas en nuestros centros de salud públicos a las que que cualquier ciudad de 81.000 habitantes tiene…

Seguro que me dejo muchas otras cuestiones en el tintero, ¿verdad?